Urgencias oftalmológicas: Cuerpos extraños oculares

Cuerpo extraño (espiga) en saco conjuntival

OCULARVET-Instituto de Oftalmología Veterinaria Comparada

Tel: 91 230 01 12

info@ocularvet.com                    www.ocularvet.com

Ahora que se acerca la época estival tenemos que prestar atención a los lugares por donde permitimos correr y jugar a nuestros perros. Hay que tener especial cuidado con los animales que se meten entre los arbustos o zarzas en busca de pelotas o de otros animales, o en campos llenos de espigas, porque son muy frecuentes los traumatismos oculares.

Por cuerpo extraño se entiende cualquier material que, sin pertenecer a la anatomía del paciente, se aloja en alguna de las estructuras del globo ocular o sus anejos.

Lo primero que vamos a detectar en nuestra mascota si presenta un cuerpo extraño es malestar ocular (blefarospasmo) y un lagrimeo excesivo (epífora). Es normal que por espigas alojadas en los sacos conjuntivales o detrás del tercer párpado veamos secreciones purulentas. En cambio cuerpos extraños alojados en la córnea pueden dar signos clínicos mucho más leves.

Cuerpo extraño en la córnea de un caballo.

Ante estos signos es conveniente acudir a un oftalmólogo veterinario que valore meticulosamente el ojo y haga una exploración exhaustiva de las estructuras oculares, antes de la extracción del cuerpo extraño.

NUNCA un propietario debe tirar de algo que asoma por debajo del tercer párpado o que esté clavado en la córnea, porque ¡se puede perforar el ojo!

Cuerpo extraño vegetal atravesando la córnea de un perro.

El oftalmólogo veterinario hará un examen con la lámpara de hendidura, a veces necesitando una pequeña sedación.

  • Si el cuerpo extraño no ha penetrado en el interior del ojo, se extraerá cuidadosamente con pinzas, irrigando con suero, con hisopo o con una pequeña aguja de 25-30G.
  • Si el cuerpo extraño está localizado en la córnea o perforándola hasta la cámara anterior, será necesario una cirugía corneal o intraocular.

Cuerpo extraño vegetal una vez extraído

En todos los casos, el tratamiento médico posterior es similar al empleado para las úlceras o perforaciones corneales.

Ponga en manos de un especialista estos problemas porque lo que en un principio puede parecer muy sencillo, se puede convertir en un problema grave que precise de una cirugía intraocular.

Sutura de la córnea perforada por el cuerpo extraño vegetal

Anuncios

Urgencias oftalmológicas veterinarias: Perforaciones corneales

Perforación corneal con prolapso de iris en un perro

OCULARVET                     Instituto de Oftalmología Veterinaria Comparada

Tel: 91 230 01 12      info@ocularvet.com  www.ocularvet.com

Una perforación corneal es una lesión de la córnea en todo su espesor (epitelio, estroma, membrana de Descemet y endotelio), con salida de material intraocular.

La principal causa son los traumatismos directos sobre la córnea que perforan el ojo (comúnmente por arañazos de gato, traumas por astillas, mordeduras, etc.). En otras ocasiones, la córnea se perfora por la evolución desfavorable de una úlcera complicada con queratomalacia o descemetocele.

Los signos más frecuentes que encontramos en una perforación corneal son:

  • Blefaroespasmo severo.
  • Epífora
  • Prolapso de iris.
  • Edema endotelial.
  • Herida corneal en todo su espesor
  • Tapón de fibrina en el lugar de la perforación.
  • Hifema.

– Si la perforación es pequeña, con tapón de fibrina que bloquea la salida de humor acuoso al exterior, y uveítis leve, trataremos con antibióticos tópicos que cubran todo el espectro de Gram+ y Gram- (Ej. moxifloxacino/tobramicina), ciclopléjicos (tropicamida), y AINEs y antibióticos (doxiciclina, cefalexina, amoxicilina/clavulánico) sistémicos. Podemos colocar una lente de contacto terapéutica para dar un mayor soporte tectónico a la córnea.

Perforacion corneal por evolucion desfavorable de una ulcera complicada por pseudomonas.

Si la perforación presenta salida de humor acuoso o prolapso de iris, además del tratamiento médico está indicada la cirugía de urgencia para reposicionar el iris y reconstruir la córnea. El empleo de material viscoelástico facilita la  cirugía y minimiza el daño tisular. La sutura de la herida se realizará con material de 9/0 o 10/0. Si no es posible enfrentar los bordes de la herida, además de resolver el prolapso, realizaremos injertos de submucosa intestinal porcina, matriz extracelular de vejiga urinaria, membrana amniótica o córnea, con el fin de reconstruir el defecto corneal.

La realización de este tipo de intervención debe realizarse por un oftalmólogo veterinario con experiencia, siempre bajo microscopio quirúrgico.