Síndrome ocular del braquicefálico

Macrofisura palpebral, exoftalmia y gran pliegue facial.

Macrofisura palpebral, exoftalmia y gran pliegue facial.

Las razas chatas o braquicefálicas (Bulldog inglés, Bulldog francés, Carlino, Lhasa Apso, Pekinés, Shih Tzu,…) suelen padecer el Síndrome Ocular del Braquicefálico, de carácter hereditario. En estas razas, su propia conformación con el hocico chato, el gran pliegue facial y los ojos prominentes hacen que aparezcan problemas oculares como:

  • Macrobléfaron o macrofisura palpebral: Abertura palpebral excesiva que nos permite ver de forma anormal gran parte de la esclera (la zona blanca del ojo), dejando el globo más desprotegido.
  • Exoftalmia: Los ojos prominentes en órbitas poco profundas hacen que éstos queden más expuestos. Hay más posibilidades de erosiones corneales, queratitis por exposición o evaporación excesiva de la lágrima.
  • Lagoftalmia: Al tener una abertura palpebral excesiva y los ojos muy prominentes, los braquicefálicos tienden a tener un cierre de los párpados incompleto, dejando la zona central de la córnea desprotegida y facilitando la aparición de problemas.
  • Entropion medial: El entropión es la inversión o enrollamiento hacia dentro del margen palpebral superior y/o inferior. En el caso de nuestros braquicefálicos suele estar afectado el párpado inferior, en la parte más cercana al canto medial, y muchas veces está empeorado por la presencia de un pliegue facial excesivo. El roce constante del párpado sobre la córnea predispone a la conjuntivitis crónica, úlceras corneales y queratitis pigmentaria.
Macrofisura palpebral, entropión medial y queratitis pigmentaria medial en un Carlino

Macrofisura palpebral, entropión medial y queratitis pigmentaria medial en un Carlino

El tratamiento de este Síndrome normalmente es mediante cirugía para corregir las anormalidades palpebrales. La mayoría de los braquicefálicos necesitan una corrección quirúrgica para no tener problemas corneales a medio o largo plazo. Cuando hay alteraciones corneales como úlceras es importante instaurar un tratamiento precoz para evitar la pérdida visual (depósitos de pigmento) u ocular (úlceras que evolucionan a la perforación).

Consejos útiles para ayudar a nuestros braquicefálicos este verano:

  • Limpiar las secreciones oculares o legañas con ayuda de productos específicos para la limpieza ocular como suero fisiológico o limpiadores oculares. Es especialmente importante después de haber estado en la playa o en el mar, para eliminar bien los restos de arena o sal que hayan podido quedar en los sacos conjuntivales o en los párpados.
  • Aplicar lágrimas artificiales, sobre todo en caso de realizar paseos largos, en días ventosos, zonas con tierra o polvo, o días de mucho calor. Las aplicaciones pueden realizarse frecuentemente (mínimo 3-4 veces/día). Preferiblemente usar lágrimas artificiales en forma de gel o pomada, que permanecen durante más tiempo sobre la córnea.
  • En caso de alteraciones visuales, descarga ocular anormal, dolor ocular, cambio de coloración corneal, etc., se recomienda acudir inmediatamente al veterinario oftalmólogo.
Anuncios